El cultivo del maíz: elección del ciclo adecuado

5 junio, 2020

A la hora de elegir la semilla de maíz para sembrar, un factor determinante será el ciclo de la variedad, el cual debe adaptarse a las condiciones agronómicas y ambientales de nuestra explotación.

La FAO estableció en el año 1952 una clasificación de los ciclos de maíz en base a su precocidad, en función de los días trascurridos desde la siembra a la madurez fisiológica.

En la Península Ibérica contamos con una amplia gama de variedades con ciclos que van desde FAO 200 (86-95 días) hasta FAO 700 (131-140 días). Cuanto más largo es el ciclo, más tiempo deberá permanecer el cultivo en el terreno para alcanzar su madurez y llegar a unas condiciones óptimas de cosecha.

Entre los factores que determinarán la elección de ciclo, debemos tener en cuenta el tiempo disponible para el cultivo, calculando el número de días necesarios para que el maíz complete su integral térmica (suma de temperaturas media diarias, menos un coeficiente 6ºC, que precisa la variedad para alcanzar su madurez fisiológica). Cuanto más cálido sea el año, menor número de días vamos a necesitar para alcanzar dicha integral térmica.

Como norma general, las siembras tempranas suelen dar mayores rendimientos si con ello conseguimos que la floración y fecundación se produzcan antes de los días de calor extremo. Además, conseguiremos anticipar el momento de recolección, obteniendo un grano con menor humedad y de mayor calidad.

 

Para siembras tempranas, tendremos en cuenta el periodo libre de heladas, recomendando que la temperatura del suelo sea superior a los 10ºC, pues de lo contrario estaremos comprometiendo la germinación y una emergencia homogénea.

Este año, Euralis ha lanzado una gran variedad de ciclo 700, ES ZAPOTEK, que ya está dejando ver su potencial en las siembras tempranas de Andalucía, Cataluña y Portugal y que será, sin duda, una variedad de referencia en su segmento.

Otro factor importante será la disponibilidad de recursos hídricos. Es preferible acortar el ciclo y poder garantizar el riego que arriesgar la plantación a una situación de estrés en momentos críticos.

Desde Euralis, estamos trabajando desde hace años en mejora genética de nuestras variedades, buscando una mejor adaptación a los cambios climáticos. Fruto de ello es la tecnología ROOTS POWER, que incorporan nuestros híbridos, haciéndolos más tolerantes a la sequía y más resistentes al encamado.

Es muy importante adaptarse a las circunstancias climáticas cambiantes de cada año, ajustando el ciclo del híbrido que se va a sembrar, buscando en todo momento el posicionar la semilla en las mejores condiciones de humedad y temperatura. De esta manera la implantación del cultivo será homogénea.

A día de hoy, Euralis cuenta con variedades de ciclos medios y cortos muy productivos, que nos garantizarán obtener un máximo rendimiento.

Una excelente opción es la variedad ES ZOOM (FAO 400), capaz de competir con ciclos más largos, avalada por los resultados en organismos oficiales, Nº1 en GENVCE, variedad de referencia en Francia-Arvalis y de gran implantación en el valle del Ebro por su excelente comportamiento. Sin olvidar, variedades precoces (FAO 300), como ES KERALA, ES HORNET y ES FLATO, adecuadas a siembras tardías de Castilla y León.

Ante un escenario cambiante, tenemos una amplia gama de variedades, tanto de maíz silo como de maíz grano, que puedes consultar en nuestra web o a nuestro equipo técnico-comercial.

Todas las fichas técnicas de nuestras variedades están disponibles en el Catálogo Multi-cultivo 2020.